martes, 21 de noviembre de 2006

Dia 14

Ya bien descansado Salí de San Andrés Tuxtla justo al amanecer y me dieron los buenos días otros 15 Km. de subida, y unos Km. antes de llegar a Santiago Tuxtla mire por el espejo que se acercaba un ciclista, si, por fin un colega después de mas de 1300 Km. aunque usted no lo crea.De inmediato comencé a platicar con mi amigo Vicente y me acompaño unos buenos Km. hasta el final de Santiago Tuxtla y por supuesto nos tomamos la foto del recuerdo que acá les publicare en breve.Y continué mi camino dejando atrás esos increíbles caminos e inolvidables subidas, y a esta montaña que será siempre recordada por mi con el nombre de “La montaña encantada” porque desencadeno muchísimas emociones y aunque en Catemaco y en los Tuxtla no se ve ni se escucha mucho de brujos como dicen, les aseguro que están bien escondidos pues definitivamente es un lugar con una carga de energía muy especial y que sin duda tome lo mejor y deseche esos residuos que sin que uno quiera se van colgando en el camino pero que al final lo hacen a uno mas fuerte.Y como todo asenso tiene su fin comencé a dejar la montaña y empecé a bajar de manera espectacular durante aproximadamente unos 10 Km. todo a mas de 45 Km. x hora, y al voltea la vista mire un paisaje sorprendente de la montaña que dejaba atrás y ese impulso volver la vista fue como una voz de la montaña que me decía “Buen viaje”.Este día me sentí mas fuerte que nunca, física y mentalmente y mi ritmo en el pedaleo se ajusto como en pocas veces lo había hecho pero hubo algo que me freno por completo, al mirar al horizonte pude ver claramente al mar, si, el golfo de México estaba a la vista y en ese momento rompí la cadencia del pedaleo y pare unos 5 min. a tomar fotografías.Continué el camino y ahora si no me detuve hasta Alvarado y un puente mas me recibía a la entrada de esta ciudad y es el rió Blanco que proviene del rió Cosamaloapan y que desemboca en este puerto y la vista es también magnifica, sobre el puente se puede apreciar claramente el centro de Alvarado Ver, que es una pequeña ciudad y un importante puerto pesquero.Al llegar a la calle principal donde esta el mercado y es paralela al muelle pude presenciar algo muy curioso, pues dos Rancheros que estaban Hasta las chanclas daban a media calle una demostración con sus caballos haciéndooslos bailar elegantemente a media calle y parando el trafico sin ninguna preocupación, pues sus caballos brindaban un bonito espectáculo que la gente miraba sin preocupación.El primer lugar que visite fue el zócalo y el palacio municipal que hasta este momento se lleva los honores, al combinar en su arquitectura una combinación de un azul agua marina y color blanco combinando perfecto con el arbolado de la plaza, y todo con una limpieza increíble difícilmente vista en el centro de una ciudad.Continué con el muelle donde pare a comer otra recomendación de mis amigas de la Pastelería donde trabajo, y ahora le ente al arroz a la tumbada que es un arroz caldoso en salsa roja con pulpo, camarón, pescado y caracol…..Tienen que probarlo cuando pasen por acá y el lugar se llama “La isla de Ney” es una pequeña coctelería justo al lado del muelle y la recomiendo pues yo que soy tragón apenas y pude con el plato.Seguí con el andador principal donde las cooperativas venden el pescado y se escucha una de palabrerías que fue donde confirme la fama de los Alvaradeños, sumándole que era domingo y se aprecia claramente que por lo menos el domingo gustan de pasársela bien.Por ultimo pase a la Zona donde están los Bares y que son unas 3 cuadras y están uno tras otro, y en verdad que solo de pasada se ve que se pone buena la cosa.Tome la carretera y le di hasta Veracruz y en el mapa que traigo aparece un pequeño poblado de nombre Boca del rió y cual es mi sorpresa que es un gran complejo turístico muy bien cimentado con grandes hoteles y centros comerciales y atravesar la costera de lado a lado que es la misma carretera que conecta con el puerto de Veracruz son unos buenos kilómetros y solo me detuve en una de sus playas principales para tomar unas fotos y continué, porque si me quedo a conocer Boca del rió seguro me quedaba en este lugar, continué pedaleando y a 5 Km. mas adelante llegue al Puerto de Veracruz donde su plaza central me dio la bienvenida y es un gusto poder admirar tan bonito malecón abarrotado de gente que disfruta caminar por estas calles tan llenas de color y folclor tan particular, y edificios que aun conservan esa personalidad de antaño donde el tiempo parece no correr , y donde mis piernas dieron gracias por darle fin a esta jornada que ha sido la mas larga de mi recorrido con un total de 157 km.